ARTÍCULOS


  Ver Lista Completa

 SNIACE Y SU FUTURO A MEDIO PLAZO

El buen inicio de año se ha ido diluyendo poco a poco en el tiempo dejando paso a un goteo constante que le ha llevado a zona de mínimos anuales. Sniace lucha por no perder los 0.12 euros zonales, cota que en caso de ser finalmente perforada en precios de cierre diario confirmaría su entrada en fase de caída libre relativa. El éxito de su próxima ampliación de capital podría condicionar la viabilidad de la compañía, hándicap que está lastrando su cotización.

Según la presentación de su plan estratégico 2018-2020, la compañía prevé incrementar en tres años sus ingresos hasta los 100 millones de euros, "impulsado por la demanda de productos de fibra viscosa de alto valor añadido". La compañía centrará "la mayor parte del esfuerzo inversor" en la fibra viscosa. En concreto, en la fibra ignífuga (Flame Retardant), la fibra para aplicaciones higiénicas y la fibra para toallitas dispersables. Para este último producto, se prevé un crecimiento anual del mercado del 14% a escala global en los próximos cuatro años, mientras que la demanda de fibra viscosa para toallitas dispersables crecerá un 26% cada año en España en el mismo periodo. Por ello, la inversión prevista para fibra viscosa de alto valor añadido, cifrada por Sniace en torno a 12-13 millones de euros, permitirá al fabricante mejorar su resultado bruto de explotación (o ebitda) entre un 10% y un 45% con respecto a la fibra viscosa estándar, dependiendo del producto.

Volviendo a la realidad presente, Sniace prevé ejecutar una ampliación de capital el próximo 13 de julio por 30 millones de euros con el fin de "contar con un margen de maniobra suficiente" para poder afrontar el desfase de tesorería existente y para llevar a cabo las inversiones establecidas en su Plan Estratégico. La compañía pondrá en circulación más de 300 millones de acciones ordinarias, sin prima de emisión y con un valor nominal de 0,10 euros cada una, de la misma clase y serie que las que están actualmente en circulación. La ampliación supondrá hasta el 46% del capital social de la compañía, que actualmente es de 35 millones de euros, representados en 351 millones de acciones, según aprobó la última junta general de accionistas el pasado mes de abril. Según señala el documento remitido a la CNMV, en caso de no alcanzar el importe íntegro del aumento del capital propuesto, la empresa "no podría cumplir con las finalidades perseguidas" y el grupo "podría enfrentarse a dificultades para hacer frente al desfase de tesorería existente", además de "dejar de acometer las inversiones previstas" en el Plan Estratégico aprobado.

La próxima ampliación de capital podría introducir cierta volatilidad a la cotización. Los 0.10 euros (valor nominal de la acción puesta en circulación) serán el nivel a respetar. Una hipotética perforación de dicha referencia confirmaría una nueva señal de venta técnica, acontecimiento que podría desencadenar un nuevo tramo correctivo en busca de los 0.08 – 0.06 euros zonales. Por arriba, los 0.142 euros (parte superior del último hueco de ruptura bajista) es el nivel a recuperar. Su recuperación, preferiblemente con fuerza y volumen, confirmaría una primera figura de potencial vuelta alcista, formación que necesitaría ser reforzada con la superación del último gran máximo relativo (0.1684 euros). En conclusión, valor en zona de mínimos candidato a protagonizar sesiones de elevada volatilidad e incertidumbre durante las próximas semanas.

Soportes: 0.12, 0.105, 0.10, 0.08 euros
Resistencias: 0.142, 0.168, 0.176, 0.185, 0.205 euros
Objetivos: (rebote) 0.14, 0.165, 0.18, 0.24 euros (caída) 0.10, 0.06 euros



4299.gif