ANÁLISIS


  Ver Lista Completa

 CHEVRON

Las cuentas de Chevron hacen gala de la buena salud financiera de la que goza la petrolera. La compañía logró durante el segundo trimestre del año, aumentar su beneficio neto un 11% hasta rozar los 6.000 millones de dólares o lo que es lo mismo, un bpa (beneficio por acción) de 2.90 dólares. Sus ingresos también se vieron fortalecidos ya que pasaron de los 56.000 millones registrados justo un año antes, hasta los 82.900 millones registrados entre los meses de abril a junio.

Sin embargo, desde principios de julio la acción está de capa caída. Los máximos registrados sobre los 104 dólares a mediados de mayo han pasado a la historia. Ahora Chevron se pelea por no perder el fuerte soporte de medio plazo de los 77 dólares. De hacerlo, rompería los mínimos anuales dando paso a un fuerte movimiento correctivo, que de cumplirse la proyección bajista generada por la rotura a la baja del actual rango lateral, le podría llevar a visitar los 63 dólares. El actual escenario de incertidumbre y de fuertes bajadas en el precio del crudo no le beneficia lo más mínimo, ya que una reducción en la demanda afectaría de lleno en sus futuras cuentas de resultados.