ANÁLISIS


  Ver Lista Completa

 ZARDOYA OTIS

A pesar de la actual crisis inmobiliaria, la cifra de negocio presentada durante el primer trimestre del año sigue creciendo. Ello no quita en futuros trimestres, mengüe producto de la caída en la demanda dentro del sector de las promociones. A pesar de vender productos o servicios no directamente relacionados con la construcción, es evidente que su modelo de negocio se ve seriamente amenazado por culpa del “parón” inmobiliario. Fruto de dicha preocupación, ha sido su caída estrepitosa en bolsa que le ha llevado a dejarse casi un 50% en poco menos de un año.

Lejos queda ya la valoración de "valor seguro" o incluso la de "siemprealcista" como algunos se atrevían a catalogarla. Es verdad que durante muchos años, Zardoya ha sido un valor que ha dado grandes alegrías a sus accionistas, pero a a día de hoy el buen aspecto técnico que conservaba el valor a medio plazo se ha perdido. Es verdad que a largo plazo (en gráficos mensuales) todavía conserva intacta su estructura alcista, aunque creemos que la serie de revalorizaciones acumuladas durante estos últimos años ya no se volverá a repetir.

Zardoya, al igual que la gran mayoría de valores del continuo español, sufrió una dura corrección durante el pasado mes de enero, que le llevó por debajo de los 15 euros. Desde entonces, el valor ha recuperado parte de dicha caída en forma de un consistente canal alcista. A pesar de haber superado la directriz bajista de medio plazo, al valor le queda por delante una fuerte zona de congestión difícil de superar: el rango comprendido entre los 19 y los 19.70 euros. Además, justo por la mitad del rango, transcurre su media de 200 sesiones, lo que añade todavía más dificultad a una hipotética superación. En resumen, mientras no la veamos por encima de los 20 euros zonales, seguiremos considerando a Zardoya Otis un valor en tendencia lateral-bajista a medio plazo.